De esta manera COVID-19 puede afectar a tu corazón

Un nuevo post de los expertos del blog “Salud y prevención” aporta información sobre la COVID-19 y cómo puede afectar a tu corazón.

El 25 % de los pacientes con el nuevo coronavirus han sufrido daño miocárdico y es que este patógeno no sólo tiene por primera diana a los pulmones, sino que después es capaz de atacar a otros órganos, alerta el doctor Antonio Esteban, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Quirónsalud Málaga.

En concreto, subraya que la infección COVID-19 puede producir diferentes afecciones cardíacas, que van desde el deterioro de las arterias coronarias del corazón, pudiendo ocasionar un infarto agudo de miocardio; hasta dañar el propio músculo cardíaco, provocando ‘miocarditis’, una patología que a su vez puede conllevar desde el fallo del corazón (insuficiencia cardíaca) hasta el desarrollo de arritmias cardíacas, que pueden llegar a provocar la muerte súbita del paciente.

El doctor Esteban advierte a su vez de que este tipo de secuelas son aún más peligrosas en los pacientes con patologías cardiovasculares previas, así como en aquellos que han retrasado su visita al cardiólogo o no han acudido a la misma.

“Se sabe que la función cardíaca puede disminuir durante una infección severa por SARS-CoV-2, pero esa disminución, a veces, es consecuencia de la respuesta inflamatoria sistémica a la infección y, ocasionalmente, en algunos se debe a una infección viral directa en el corazón”, indica por su parte la Clínica Mayo estadounidense.

Es más, esta entidad científica apunta que también predominan estos problemas cardíacos relacionados con la COVID-19: La insuficiencia cardíaca, que ocurre cuando el músculo cardíaco no bombea la sangre tan bien como debería; y los ritmos cardíacos anómalos o arritmias, que pueden deberse a la infección o a los medicamentos empleados para tratar el virus.

“La insuficiencia cardíaca puede ser consecuencia de la respuesta inflamatoria sistémica ante la infección, de la existencia de presiones pulmonares altas debido a un daño del pulmón, o de una inflamación cardíaca conocida como ‘miocarditis’.

Dentro del contexto de la infección COVID-19, en muchas personas que se presentan con

insuficiencia cardíaca, no se sabe si ese problema está relacionado con la miocarditis, o

es la respuesta del organismo a la inflamación sistémica de la COVID-19”, añade la Mayo Clinic.

De esta forma, el doctor Esteban mantiene que los pacientes cardiovasculares no sólo están expuestos a un mayor riesgo, pudiendo desarrollar formas más graves de COVID-19, sino que también se ha detectado durante meses que han podido descuidar la atención médica que requiere su corazón al no acudir al hospital por miedo al contagio, “con sus referidas graves consecuencias”,  advierte.

Por ello, el miembro del equipo de Cardiología del Hospital Quirónsalud Málaga quiere concienciar a la población de la importancia de prevenir y cuidar las patologías cardiovasculares, aún más en estos tiempos de COVID-19: “Es vital el diagnóstico precoz en este grupo de pacientes para el establecimiento de un tratamiento adecuado y eficaz”.

Así, recuerda que los pacientes no deben tener miedo a la hora de acudir al hospital puesto que los centros sanitarios han diseñado circuitos libres de SARS-CoV-2, donde si se cumplen las medidas de seguridad principales (mascarilla, distancia y lavado de manos frecuente), no tiene por qué haber ningún problema.

Es más, el cardiólogo resalta que el Hospital Quirónsalud Málaga, donde trabaja, cuenta con la certificación ‘Applus+ Protocolo Seguro frente a la COVID-19’ que acredita que la instalación cumple con los estándares más exigentes de desinfección en esta pandemia.

Un 40 % de infartos no tratados en el confinamiento

Según un registro reciente de la Sección de Cardiología Intervencionista de la Sociedad Española de Cardiología, durante el estado de alarma se redujo un 40 % el tratamiento de casos de infarto agudo de miocardio en hospitales.

“Eso no significa que bajase el porcentaje de infartados, sino que esos pacientes no han sido tratados, con las fatales consecuencias que ha podido suponer. Y es que, no actuarde inmediato ante síntomas de infarto, se traduce en una mortalidad de hasta el 30%”, alerta el cardiólogo de Quirónsalud.

Es necesario, por tanto, según destaca, acudir a un centro sanitario ante síntomas compatibles con un infarto: Dolor opresivo en el centro del tórax que se irradia hacia la mandíbula o brazo izquierdo y, en ocasiones, asociado a síntomas como sudoración fría, malestar general, náuseas o vómitos; presencia de dificultad respiratoria, no asociada a fiebre ni tos, que se incrementa con el esfuerzo; palpitaciones o sensación de que el corazón va muy rápido, que puede asociarse a procesos arrítmicos que deben ser diagnosticados y tratados; pérdida de consciencia o síncope.

“La presencia de uno o varios de estos síntomas, especialmente en pacientes con factores de riesgo, como diabetes o hipertensión, puede indicar que el paciente está sufriendo un infarto, por lo que hay que acudir con urgencia al hospital”, incide el doctor.

Para el diagnostico precoz, prosigue, se ha convertido en gran aliada la resonancia magnética cardíaca, ya que “ha supuesto un cambio sustancial en el abordaje diagnóstico de la afectación cardíaca por coronavirus”.

Según recalca, la información que aporta este procedimiento es más precisa que otras técnicas, en cuanto al dictamen exacto del daño cardíaco producido por el virus, pero como toda técnica, requiere de centros con experiencia y cualificación para un correcto diagnóstico.

El Servicio de Cardiología del Hospital Quirónsalud Málaga cuenta en la actualidad con “un equipo de abordaje diagnóstico integral y cualificado del daño miocárdico ocasionado por este virus, mediante el empleo de las mejores técnicas diagnósticas en resonancia miocárdica cardíaca”, según valora el doctor Esteban.

 

 

Medical
A %d blogueros les gusta esto: