Tricomoniasis, un parásito muy común que media en las relaciones sexuales

“La tricomoniasis, infección de transmisión sexual (ITS) causada por el parásito protozoario Trichomonas vaginalis, registra una mayor frecuencia de casos entre las mujeres adultas frente a los datos que se computan entre las jóvenes o los hombres de cualquier edad. Es muy, muy común, y aún así es la ITS que muestra menos síntomas y resulta más fácil curar”, destaca la Dra. Carmen González Enguita, jefa del Servicio de Urología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid.

“Y no está claro para la medicina por qué algunas personas presentan síntomas y otras no, una característica que probablemente dependerá de factores como la edad y su salud en general”, observa la médica y cirujana.

“Esta infección protozoaria suele pasar desapercibida, ya que alrededor del 50% de las mujeres y el 80% de los hombres no presentan síntomas o signos de la infección parasitaria; es decir, la mayoría desconoce su situación corporal de vector de transmisión”, subraya.

La tricomoniasis es más prevalente, por lógica infectiva, en personas con múltiples parejas sexuales que no utilizan métodos de barrera (preservativo) durante sus relaciones amorosas.

En las mujeres, el parásito se hace fuerte en la vulva, vagina y uretra. En los hombres busca la uretra. Por tanto, vagina y pene serán las zonas corporales a vigilar. Es infrecuente que el parásito infecte el ano, la boca o las manos, aunque boca, manos y juguetes sexuales pueden trasladar al parásito de unas zonas corporales a otras.

La acción de la tricomoniasis en mujeres y hombres

“Cuando aparecen síntomas, estos pueden ir desde una irritación leve a una inflamación importante. Suelen presentarse de 5 a 28 días después de haber mantenido contacto sexual sin protección con alguien, hombre o mujer, que padece tricomoniasis; aunque en ocasiones este periodo puede ser mayor”, alerta.

  • Las mujeres notarán picazón, ardor, enrojecimiento o dolor en los genitales; molestia al orinar, o una secreción que puede ser transparente, blanca, amarillenta o verdosa y con un olor inusual.
  • Los hombres sentirán picazón o irritación en el pene; también, ardor después de orinar o eyacular; incluso pueden tener alguna secreción proveniente de la zona peneana.

Además, sentir dolor durante las relaciones sexuales podría ser una señal secundaria de la presencia patológica del parásito. Los síntomas, a su vez, pueden aparecer y desaparecer en el tiempo, lo cual redundaría en la falta de diagnóstico y tratamiento.

“En este sentido, la tricomoniasis no se puede diagnosticar por la sola presencia de síntomas, al ser inespecíficos.-aclara-. Es preciso un estudio de laboratorio: tomar un frotis/muestra de la zona genital afectada”.

“También es aconsejable realizarse pruebas para detectar otras infecciones de transmisión sexual, ya que el o la paciente podría tener más de una infección a la vez, con el VIH“, dice.

 

A %d blogueros les gusta esto: