El médico y la política

El médico y la política

El arte y privilegio de servir

Por: Dr. Sergio Antonio Hernández Álvarez.

Mi educación universitaria San Carlista, me enseñó ciencia, me enseñó a ser fuerte, a comer cuando se pueda y a dormir por agotamiento, me enseñó a estudiar a diario y aprender muy rápido, también me enseñó a ver el dolor de los demás y a buscar el alivio para ellos, una ciencia para curar y sanar, pero sobre todo me enseñó a prevenir.

Las acciones preventivas obligan a abrir los ojos, a afinar los sentidos y a conectar en nuestro interior el conocimiento con los sentimientos, nos obliga a investigar y a preguntar más allá que solo «¿DÓNDE LE DUELE?».

Actualmente muchas de las guías internacionales de tratamiento incluyen atención integral que contempla conocer el entorno social y familiar de un paciente, por lo que el médico está obligado a ser un experto en su ciencia, un excelente científico, pero también está obligado a ser un líder de su entorno inmediato, de su comunidad, de su pueblo, de su ciudad, de su país, de lo contrario el arte y privilegio de aliviar el dolor y sufrimiento humano se perderá, el médico se convertiría en un autómata de recetar químicos y en hacer más ricos a los dueños de farmacias, droguerías y farmacéuticas transnacionales, el médico debe y puede ir más allá que solo hacer un examen físico del cuerpo de sus pacientes, ahora incluye saber cómo vive, principalmente saber qué necesidades tiene. Toda esa visión conlleva a un vasto conocimiento y debería producir una sensibilidad especial que muy pocos profesionales de otras ramas pueden llegar a tener.

Política, algunos la definen como el arte de gobernar, pero en realidad es el arte y privilegio de SERVIR y el servidor es aquel que su profesión es consagrada a la vida humana protegiéndola con su sabiduría y su sensibilidad social.

El populismo, la avaricia, la codicia NO ES POLÍTICA, es POLITIQUERÍA y no debemos confundirnos.

Ser médico es un maravilloso privilegio y ayudar es nuestra misión; estoy completamente seguro que si más médicos decidieran tomar el papel de liderazgo que nos corresponde, este país sería mucho mejor. Tenemos la capacidad intelectual y la sensibilidad social para que haciendo verdadera política y no politiquería, podamos cambiar el rumbo de nuestro país, de ninguna manera es dejar de hacer nuestra labor médica, es ir más allá para hacerlo mejor.

Nuestro país está en crisis y es momento que sus mejores hijos salgan con valor a rescatarla.

Medical
A %d blogueros les gusta esto: