Tras la llegada del coronavirus, el personal de salud tuvo dificultades para ser dotados del equipo de protección y seguridad. Muchos de ellos tuvieron que usar su dinero para comprar mascarillas, trajes, guantes y otros implementos. El Congreso aprobó Q26 millones para que se le diera un bono de riesgo de Q1 mil (durante tres meses) a los trabajadores que atienden a los pacientes, pero tras una decisión del Ministerio de Salud se hizo un único pago de Q863.25.